nota de prensa

 

Los PGE 2015 del Gobierno: ni más empleo ni más protección

 

El Ejecutivo debe rectificar y basar su hoja de ruta en el acuerdo tripartito que firmó el pasado 29 de julio

 

UGT.- martes, 30 de septiembre de 2014

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2015 que ha presentado hoy en el Congreso de los Diputados va a empeorar los problemas actuales de nuestro país, ya que basa su hoja de ruta para el año que viene en un escenario macroeconómico irreal e imaginario, que solo conducirá a un mayor ahogo social.

Para UGT, resulta irresponsable anunciar unos presupuestos ignorando la actual situación de gran desempleo, gran desigualdad y escasa protección social de nuestros ciudadanos, por lo que teme que el Gobierno tenga un “plan B” basado en más recortes si no se cumplen sus previsiones económicas, como todo parece indicar. UGT considera imprescindible que el Ejecutivo rectifique y asuma como prioridad en su política económica, social y laboral el Acuerdo de Propuestas para la Negociación Tripartita para Fortalecer el Crecimiento Económico y el Empleo que firmó el pasado 29 de julio, que marca el camino para la creación de empleo, la mejora de la protección social y de los salarios y, consecuentemente, el aumento del consumo y la inversión que necesita nuestro país para no entrar de lleno en la tercera recesión de esta crisis.

El escenario macroeconómico presentado hoy por el Gobierno y en el que se enmarcan los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año, resulta muy poco realista y de difícil cumplimiento puesto que las reformas aplicadas hasta ahora no han corregido los principales desequilibrios de nuestra economía ni han sentado las bases del crecimiento económico equilibrado, sostenido y generador de empleo que pregona el Gobierno de España.

Desde UGT advertimos de la preocupación que nos genera el hecho de que el Ejecutivo se crea un escenario imaginado por él mismo e increíble para el resto, y venimos reiterando esta preocupación desde la actualización del Programa de Estabilidad 2014-2017, por un motivo doble: porque sitúa al Gobierno muy lejos de la realidad que sufren los ciudadanos y los trabajadores de nuestro país, y porque es en este escenario en el que se elabora la hoja de ruta de la política económica del Gobierno para el año que viene a través de los PGE 2015. Ruta que solo conducirá a un mayor ahogo social de no rectificarse desde este mismo momento. UGT teme que el Plan B del Gobierno sea más recortes si no se cumplen las previsiones económicas y consecuentemente no se alcanza el aumento de la recaudación previsto, como todo hace indicar.

Pero lejos de rectificar, el gobierno se mantiene en su posición, ignorando la actual situación de España en relación con el empleo, la protección social y la calidad de vida de los ciudadanos. Con la economía europea estancada, las fuertes incertidumbres geoestratégicas internacionales y la debilidad del consumo en España por la caída de las rentas, es absurdo mirar para otro lado y realizar previsiones políticas sin sustento que dentro de nada habrá que modificar. Y en este momento de fuerte incertidumbre económica UGT considera una irresponsabilidad sacar adelante una reforma fiscal que supone una bajada impositiva a las rentas más altas y a las grandes empresas. No estamos en situación de poder renunciar a ingresos.

Pero aún tiene una oportunidad para rectificar. Y lo tiene en sus manos desde el pasado mes de julio cuando selló con los agentes sociales el Acuerdo de Propuestas para la Negociación Tripartita para Fortalecer el Crecimiento Económico y el Empleo. Las propuestas contenidas en este acuerdo deberían convertirse en prioridades de la política económica, social y laboral en nuestro país, y por tanto, ser también prioridades en materia presupuestaria. A continuación se resumen algunas de estas prioridades.

Protección por desempleo. No es comprensible que el presupuesto total del Servicio Público de Empleo Estatal se reduzca un 10,8% (en volumen es un descenso de 3.671 millones de €) y menos cuando esta caída se debe al menor presupuesto en prestaciones por desempleo: con una reducción de 4.426 millones de €, un 15,04%. En UGT consideramos que, incluso, no es moralmente aceptable bajar el gasto en prestaciones por desempleo cuando hay más de 3 millones de personas desempleadas, según la EPA, sin ningún tipo de ayuda y muchas de ellas con responsabilidades familiares.

En este sentido, UGT manifiesta que hay situaciones de necesidad provocadas por el desempleo, que deben ser atendidas con esta partida presupuestaria. Porque no es aceptable bajar el gasto en prestaciones con una tasa de paro del 24,5%; con el 62% de los desempleados que llevan buscando empleo más de un año, y 740.000 hogares sin ingresos, muchos de ellos con responsabilidades familiares y sin ningún ingreso, mucho menos cuando existe el compromiso de ampliar la protección a personas en situación de especial necesidad.

Políticas activas. A cambio del descenso de la partida en prestaciones por desempleo se incrementa el gasto en políticas activas: con un presupuesto que crece un 16,8%, hasta los 4.764 millones de €. Ahora bien, se trata de un presupuesto desigualmente repartido. El incremento del gasto en políticas activas queda absorbido por el aumento de determinadas partidas, que tienen como destino las Agencias Privadas de Colocación y las empresas a través de las bonificaciones, es decir, no está orientado a itinerarios de inserción y a mejorar la empleabilidad de las personas, sino a subvencionar al sector privado.

Para UGT la partida dirigida a Agencias de Colocación es desproporcionada, puesto que pasa de 30 millones en 2014 a 140 millones en 2015, además sin una evaluación del trabajo realizado hasta ahora. En este sentido, hay que tener en cuenta que la colaboración de las agencias debe ser complementaria, como se contempla en el Acuerdo, y debe someterse a seguimiento, supervisión y evaluación periódica.

Tampoco parece acertado que la partida para incentivos a la contratación a través de bonificaciones en las cotizaciones crezca un 22,75%, de modo que acapara cada vez más proporción en las políticas activas.

Por otro lado, el aumento del presupuesto de formación de desempleados viene definido por la dotación procedente del Plan de Garantía Juvenil (80 millones de euros); para UGT la concentración de esfuerzos económicos en los jóvenes no puede suponer no atender a otros colectivos con necesidades de formación, como es el caso del Plan Prepara que sufre una reducción de 72 millones (-20,25%) derivada del endurecimiento de las condiciones de acceso.

FOGASA. Su presupuesto resulta claramente insuficiente y supondrá un 23% menos respecto al del año anterior. La partida relativa a las prestaciones, que debe abonar por indemnizaciones y salarios en caso de insolvencia empresarial, asciende a la cantidad de 1.036 millones de euros, partida presupuestaria no creíble, ya que la previsión de gasto real en prestaciones para 2015 será muy superior. Además, existe un gran volumen de expedientes sin resolver, que a final de año pueden superar los 120.000, afectando a más de 150.000 trabajadores, por lo que resulta urgente habilitar un crédito extraordinario antes de fin de año para afrontar el montante derivado del cumplimiento de estas obligaciones de pago de las prestaciones de los trabajadores afectados.

I+D+i. Frente al abandono financiero de la I+D+i, que debilita nuestro modelo productivo y nos resta competitividad, resulta imprescindible recuperar los niveles de financiación pública en I+D+i existentes en 2009 en un horizonte temporal no superior a tres ejercicios presupuestarios, eliminar los límites a la tasa de reposición de empleo público en el sector de I+D, dotar de recursos suficientes el Plan Estatal de Investigación 2013-2016, y crear una Agencia Estatal de Investigación dotada de unos presupuestos plurianuales suficientes.

Servicios Públicos y Empleo Público. Los PGE deben garantizar la prestación adecuada de los servicios públicos, lo que implica recuperar el gasto recortado en sanidad, educación y justicia, entre otros. Además, los Presupuestos deben contemplar la necesidad de frenar la sangría de personal que están sufriendo las Administraciones Públicas y que afecta muy negativamente a la prestación de servicios públicos de calidad.

No es aceptable una nueva congelación de los salarios de los empleados públicos en 2015, puesto que ya han sufrido con dureza el impacto de la crisis, de modo que los empleados públicos acumulan una pérdida de poder adquisitivo insoportable que ronda el 20% y los salarios no pueden continuar en caída libre, como ya han indicado hasta las instituciones internacionales más defensoras de la austeridad a ultranza, porque se dificulta la recuperación y se acentúa la desigualdad. Es una temeridad continuar apostando por la devaluación de los salarios, congelando por quinto año consecutivo el salario de los empleados públicos y lanzando con ello una señal muy negativa al conjunto de la sociedad sobre la recuperación de la economía.

En definitiva, UGT apuesta por una política centrada en las personas y el empleo, con una salida más equilibrada y más justa de la crisis y con reformas de calado para hacer la economía española más competitiva y más sostenible a largo plazo, basada en la mejora de la productividad y el valor añadido, la generación de empleo de calidad y la mejora de nuestro estado de bienestar. Y esta apuesta se refleja en el Acuerdo de Propuestas para la Negociación Tripartita para Fortalecer el Crecimiento Económico y el Empleo, que además pone en valor el Diálogo Social como elemento vertebrador del crecimiento económico, el empleo y el bienestar en nuestro país.

En este sentido, el escenario real que se dibuja hoy en España exige la reactivación del consumo de las familias, indispensable para recuperar el crecimiento en nuestro país, crecimiento que permita crear empleo y recobrar los niveles de renta perdidos. Y para ello, urge la creación de empleo de calidad y la mejora de los salarios de los trabajadores, lo que exige la puesta en marcha de planes de choque específicos, con recursos excepcionales para impulsar la contratación laboral y el empleo, especialmente de los colectivos en peores condiciones, es decir, parados de larga duración, jóvenes y trabajadores sin formación, y por otro, extender coyunturalmente la protección por desempleo. Y este escenario puede verse revertido si se atienden los compromisos de dicho acuerdo, atención que pasa por garantizar su financiación en los Presupuestos Generales del Estado de 2015.

UGT no encuentra reflejadas en los PGE 2015 partidas que puedan sustentar el Acuerdo de Propuestas para la Negociación Tripartita para Fortalecer el Crecimiento Económico y el Empleo. Es más, los recortes en el FOGASA y en la protección por desempleo son una mala señal para el proceso de negociación y espera una aclaración al respecto sobre su disposición a incorporar vía enmienda o créditos extraordinarios las posibles concreciones.

MÁS INFORMACIÓN

Notas de septiembre de 2014

Archivo de noticias

Imprime

UGT en Facebook

UGT en Twitter

Página Principal Imprimir esta página volver al principio del documento

Unión General de Trabajadores. C/Hortaleza, 88-28004 Madrid. Teléfono: 915. 897. 100 Fax: 915. 897. 603

UGT es miembro fundador de la CES y de la CSI